May 08

Hace pocos días mi amiga Marisol vino a visitarme. Me platicó largamente de todo lo que hizo durante su visita a Ixtlán del Río, un municipio dentro del Estado de Nayarit.

Lo que más me gusta de esas sesiones de charla es que me platica bastantes leyendas mexicanas, que a su vez se las transmite su tía Elodia.

Uno de esos relatos es el de la niña y el pozo. Sucede que en la población denominada con el nombre de los robles, había un gran pozo de piedra, que servía para abastecer a gran parte de esa comunidad.

Se decía que una mañana de verano, una mujer que recién había dado a luz a una pequeña niña, fue hasta ese lugar y arrojó al criatura al fondo del pozo con la esperanza de que muriera al instante, ya fuera porque al caer sus huesitos se quebraran o simplemente porque se ahogara.

A pesar de que la niña todavía gemía, la madre se dio media vuelta y regresó por donde vino.

El asesinato quedó impune y todo permaneció en calma por más de dos décadas. Hasta que una tarde, una niñita que estaba jugando con su mamá justamente en ese lugar, escuchó una voz de alguien que le invitaba a jugar.

- Ven, acá estoy, si te acercas te dejo jugar con mis muñecas.

La pequeña más por curiosidad que por otra cosa se aproximó a la orilla del pozo. Al asomarse, pudo ver como dentro se hallaban muchas muñecas primorosas.

Entretanto, su madre percató que la pequeña Paula había desaparecido. De inmediato, reconoció la mochila de su hija, la cual descansaba al pie del pozo. Ni siquiera tuvo que acercarse, de inmediato sintió el escalofrío de la muerte.

Paula estaba boca abajo con sus pulmones llenos de agua. Su madre perdió la razón al percatarse de que su hija llevaba entre sus manos una muñeca que nunca había visto.

Bastantes leyendas mexicanas concluyen en tragedia.

Dejar un comentario


XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Your Details

Tu comentario

Cuentos de miedo Mexicanos